Donavon Frankenreiter

REFLEXIONES DESDE LA CARRETERA

La primera vez que escuché una canción de Donavon Frankenreiter fue en una película de surf. En medio de las olas gigantes y de las maniobras imposibles logré distinguir una melodía adictiva, que no me pude quitar de la cabeza durante días. Más tarde, un buen amigo me pasó su primer disco con aire folk, fuimos al concierto que ofreció en la sala Razzmatazz de Barcelona en 2005 (haciendo de telonero de Jack Johnson) y su música amplificada se convirtió en la banda sonora de algunos de los mejores momentos de nuestras vidas. Hoy, este artista con pintas de hippie trasnochado es una estrella de la música y la gente elogia su pasado como surfista profesional. Aunque estos detalles tan glamurosos son, únicamente, la punta del iceberg de una carrera que se ha ido forjando en el camino, entre su pasión por el rock n’ roll y su devoción por la cultura hawaiana. Hemos realizado un pequeño cuestionario al músico californiano durante su reciente gira norteamericana y estas son sus reflexiones desde la carretera.

DONAVON FRANKENREITER