Dolphin Man

Algunos documentales nacen con vocación de obras de culto. Este es el caso de “Dolphin Man”, la historia del apneísta francés Jacques Mayol, cuya vida sirvió de inspiración para la exitosa película “El Gran Azul” de Luc Besson en 1988. Esta nueva aproximación biográfica nos adentra en el mundo de un personaje fascinante que rompió todos los tabúes de su época viajando como un vagabundo del Dharma por Japón, Europa, India y las Bahamas, mientras sumerge a los espectadores en la experiencia sensorial y transformadora del buceo libre. Jacques Mayol fue el primer buceador en descender hasta los 100 metros en aguas abiertas y revolucionó esta disciplina deportiva al introducir el yoga y las técnicas zen en un ambiente controlado por la técnica. En sus numerosos escritos y entrevistas también hablaba de la necesidad de reconectarnos con la naturaleza y proteger el medio ambiente de la degradación. Narrado por el actor Jean-Marc Barr, el documental mezcla secuencias subacuáticas rodadas para la ocasión con los testimonios de los amigos y familiares del protagonista, además de recuperar material de archivo que se creía perdido. Para conocer los entresijos de esta producción internacional y los retos que planteaba el argumento, hemos tenido la oportunidad de entrevistar al director Lefteris Charitos.