Chris Burkard

La fotografía de surf ha cambiado radicalmente en los últimos años. Una evolución lógica y necesaria que se ajusta a los anhelos de los profesionales actuales, además de satisfacer las ansias de todos los aficionados para ver imágenes sorprendentes. En los años 60 y 70 se trataba de reflejar una cultura incipiente anclada en la rebeldía y la contracultura de la época. En la década de los 80 y 90 los objetivos se centraron en inmortalizar las competiciones, el bullicio del deporte y las grandes olas. Pero con la llegada del nuevo milenio, los fotógrafos se han dejado seducir por la vertiente ecológica y el descubrimiento de olas extremas que nunca antes habían sido documentadas por culpa del frío o del calor sofocante.

Ya no existen límites a la imaginación y el mejor ejemplo de artista comprometido con su trabajo visual es Chris Burkard, que acaba de publicar un libro fascinante titulado “Distant Shores” en el que nos arrastra de manera visceral por los parajes más recónditos del planeta en busca de esa mítica ola perfecta que todos desean ver una vez en la vida. Sin embargo, lo que muchas veces acaba descubriendo con su cámara es la realidad social y cultural de los lugares que visita y que poco tienen que ver con el glamour de las tablas de surf. Hemos tenido la oportunidad de charlar brevemente con este famoso fotógrafo y conocer los secretos que se esconden detrás de su arriesgada profesión.

Surfing the ends of the Earth